Halloween… un taller terrorífico

Anda que no me apetecía a mí hacer el taller de Halloween, lo que tuvo que aguantar ese pobre profesor, que cada dos días le interrogaba sobre lo que íbamos a hacer, cuándo, cómo, dónde… Yo creo que al final lo organizó por no oirme… Hay que decir que me apetecía hacer un taller de cualquier cosa, pero lo del tema halloween me venía que ni pintado para la fiesta que íbamos a organizar en casa…

Así que me fui allí con algunos aperos de scrap y con todas mis ganas. El día acompañaba, tarde de lluvia, oscura… sin forma humana de encontrar un aparcamiento cercano…con mi particular sentido de la orientación (que según mi marido sólo se activa en los centros comerciales) y encima se nos fue la luz… uhhhhhh Menos mal que teníamos a Luis que debe tener algo de brujo porque tocando los mismos chismes (si, soy muy profesional hablando de electricidad, lo se) que nosotras consiguió que volviese la luz.

El caso es que nos pusimos a trabajar enseguida porque Luis, de Piedra, Papel y Tijera nos había preparado muchas cosas para hacer.

El taller fue en El Armadillo Ilustrado, un sitio que cada vez me gusta más. Y eso que ese día como llegué tarde (acordaos, sentido de la orientación desactivado) no pude curiosear demasiado los libros.

Fotos, no tengo demasiadas y no muy buenas, porque de verdad que es que no paramos… A ver si logro recapitular todo lo que hicimos…

1.- La calabaza. Parece mentira que con unas cuantas tiras de cartulina salga una calabaza tan decente… A los niños que vinieron en Halloween les encantó porque además  iban moviendo las tiras a ver si había algo dentro… otro año prepararé algún susto con esto

2.- El zapato de la bruja: este ya era algo más complicado. Utilizando una plantilla, tampoco tiene mucho misterio, pero vamos, trabajo si que hay. Y  encima teníamos que elegir papeles para la parte de dentro, si queríamos hebilla, brillantitos… y yo con esas cosas me aturullo porque me gustan todas…

3.- La invitación o felicitación: esto me gustó mucho, porque estuvimos envejeciendo el papel, que nunca lo había hecho, y ya empezamos a jugar con los sellos, que es que me encantan…. La foto me salió borrosa, pero prometo poner una decente en el post de la fiesta de Halloween

No la terminé del todo, porque queríamos hacer el layout con la foto y ya íbamos tarde. En casa sí, que además allí tuve a mi ayudante más aplicado…

4.- El layout: también me gustó mucho aunque tampoco lo terminé del todo en el taller. Había llevado unas fotos retocadas, al final me decidí por una de ellas, que salían mis tres reyes con mis dos princesas….y un fantasma. Y es que Picmonkey cada vez me gusta más… Está a todas… Sacó una versión para editar fotos para Halloween impresionante, completa y fácil… Nos lo pasamos en grande haciendo caras de monstruos con las fotos. Y eso que algunas daban hasta yuyu… Un día os enseñaré todo lo que hicimos.

En esta foto no se ve demasiado bien (por no decir que no se ve…) el fantasma, pero daba el pego…

Y con esto ya, nos fuimos a nuestras casitas la mar de contentas. Véase las caras de felicidad…

Eso sí, al día siguiente yo seguí en mi taller particular terminando las cosillas y haciendo con mi alumno preferido alguna otra cosa similar a las del taller.

En definitiva, me lo pasé bien. Y además he aplicado las cosas que aprendí en el taller. Ya veréis lo bien que me vinieron para la decoración de Halloween de mi casa