Viaje a Roma – Diciembre 2011

Este es nuestro último viaje de momento… Para el puente de la Inmaculada nos fuimos a Roma. Y, de momento, es el viaje preferido de mis hijos (Disney aparte, claro).

Como supongo que todo el mundo conoce Roma, voy a centrarme más en el tema, Roma para niños. Así que no esperéis muchas fotos artísticas por varios motivos, que no se hacer fotos artísticas, y que además muchas de estas fotos las han hecho mis hijos…

Este podría ser mi primer viaje-con-niños consejo… llevar tantas cámaras de fotos como niños mayores de 5 años llevemos. Y es que al menos a los míos les encanta hacer fotos y, por si fuera poco, descubren detalles que tú ni siquiera hubieses fotografiado aunque te lo hubiesen dicho…

Bueno, empezamos con el viaje, lo hicimos con Ryan Air desde Zaragoza, vuelo directo. Al coger las fechas de después del puente, nos salió muy barato, y más teniendo en cuenta que somos 5…

El alojamiento… Como somos familia numerosa, lo de buscar hoteles con habitaciones para 5 se hace complicado y más en Roma (en Francia no tuvimos problema…). Pero aún así, preferimos ir a apartamentos, para poder tener algo más de intimidad y poder cocinar si es necesario. Así que nos buscamos un apartamente céntrico. Nos costó encontrarlo porque muchos estaban ocupados, pero al final encontramos uno que es recomendable 100% al lado de Piazza Navonna. Era muy grande, con dos dormitorios, dos baños, salón y cocina. De precio, genial, porque éramos los primeros que lo alquilábamos (estaban arreglándolo), así que muy bien. Lo conseguimos a través de Homelidays. La dueña es restauradora, así que el apartamento tenía detalles espectaculares. Además de lo bien situado que estaba.

La comida evidentemente no es un problema  y menos para los niños. Barra libre de pasta, pizza y helado durante una semana… Se puede pedir más??? Nos encantó un restaurante que encontramos al lado del Vaticano, pero suficientemente alejado de los turistas. Era autóctono, y de hecho éramos los únicos turistas. Pero bueno, ahora con las nuevas tecnologías, sólo hay que recurrir al Google Maps.

Nosotros comimos todos los días fuera de casa, pero las cenas las hacíamos en el apartamento. Así ellos tenían un rato para dibujar, jugar o estar tirados en el sofá.

Mi segundo viaje-con-niños consejo es llevar un libro de la ciudad para niños. Yo me compré el de Guía de viajes para niños: Roma de la Editorial Gaesa y les encantó. Antes de visitar los lugares, me pedían que les leyese lo que ponía la guía o se sentaban ellos a leerla. Además la guía les va haciendo preguntas para que busquen en los lugares, les cuenta anécdotas e incluso les ayuda a preparar el viaje.

El viaje en general hay que hacerlo pensando en ellos sobre todo, porque si no, se puede amargar. Es decir, si quieren jugar un rato, que jueguen. Si quieren descansar, pues se para un rato… o se les convence de que en el siguiente sitio, nos sentamos. Vamos, que ni hay que hacer todo lo que dicen (porque si no igual algún día no hubiésemos salido del apartamento), pero tampoco pensar que vamos con adultos. Lógico, no? Yo suelo llevar el viaje organizado casi al minuto, con todo lo que queremos ver cada día, pero luego no me empeño en seguirlo a rajatabla, sólo nos sirve de ´guía para “optimizar” tiempo. Lo mejor de los planes es cambiarlos con lo que nos apetzca.

También solemos buscar sitios especiales para niños, que les puedan gustar y a los que seguramente no iríamos si fuésemos sólos. Por ejemplo, al lado del Coliseo hay un cine 3D donde simulan cómo era la vida en Roma. Ven los edificios que han visto tal y como eran antes. Por cierto, que estando allí compramos un libro donde salía la foto de los edificios-lugares típicos y luego en una lámina transparente podías ver cómo era antes (qué mal me explico). Además, en este cine, te hacen un recorrido “sorpresa”. Te preparan juegos y…. te dejan disfrazarte de gladiador, de senador, de mujer romana… Nos disfrazamos todos, se lo pasaron genial.

Y claro, luego ellos siempre buscan cosas con las que entretenerse. A los míos les dio por contar Smarts (os habéis fijado la cantidad de Smarts que hay en Roma???). Les hacían fotos y llevaban la cuenta de cuántos veían (creo que superamos los 500). Y fotografiaban cada coche extraño que veían. Por supuesto, también tuvimos que visitar sus lugares turísticos… la tienda Ferrari. Así que mi tercer viaje-con-niños consejo es hacer concensiones, animarles a que busquen cosas en la ciudad y uniros a ellos!

Por supuesto, también pude mirar cositas para mí….

En fin, creo que por hoy vale… Mañana va a ser un día especial, muy especial…

Anuncios

Estoy deseando leer tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s